Cuidados del Tatuaje

El cuidado del nuevo tatuaje es tu responsabilidad desde el momento en el que te retiras del estudio hasta que luce completamente sano. Es vital que desarrolles una rutina para el cuidado del tatuaje para que obtenga un resultado nítido, claro y colorido como sea posible a lo largo de tu vida. Tienes que considerar que el tatuaje es una herida abierta y hay que tratarla con cuidado para que no se infecte.

 

  • Al terminar tu tatuaje el tatuador pondrá un film plástico para cubrir el tatuaje y aislarlo de bacterias, hay 2 tipos de film plástico, el básico se deja durante 2 horas máximo y hay otro que es auto adherible, este puedes dejarlo hasta 24 horas.

  • Una vez retirado el film plástico tienes que lavar tu tatuaje con jabón neutro o Skink Foam Antibacterial de 2 a 4 veces al día.

  • Utiliza Neek Dna o Skink Lotion de 3 a 5 veces al día después de 24 horas de a ver realizado tu tatuaje. 

  • Lava y humecta durante 15 días tu tatuaje, se constante para que pueda cicatrizar mas rápido.

 

Lo que NO debes hacer mientras tu tatuaje cicatriza

 

Retirar las costras

Esto es crucial. Tras unos días, tu tatuaje comenzará a borrarse. Esta costra debe ser ligera, pero pueden aparecer algunas costras gruesas en ciertas áreas dependiendo de cuánto se trabajó en dicha área y lo duro que fue el artista en esa zona.

Bajo ninguna circunstancia se deben retirar o tirar de estas costras. Las costras no están listas para desprenderse todavía y están potencialmente conectadas a capas de piel más profundas donde la tinta todavía está en proceso de fraguado, lo cual significa que al sacar una costra podrías sacar tinta de la piel junto con la costra.

 

No retirar la piel que se pela

Una vez que tu tatuaje haya completado la fase de costras, la piel comenzará a pelarse. No se debe jugar con esta piel pelada, por muy tentador que parezca, no debiéndose tocar o desprender.

Puede parecer que esta capa solo cuelga literalmente de un hilo, pero podría estar conectada a los pigmentos de la configuración de la tinta, lo cual significa que al retirar la piel también podrías estar quitando trozos de tinta.

 

Rascar el tatuaje

Esta es posiblemente la norma más importante de todas en cuanto a los cuidados de un nuevo tatuaje se refiere.

Pueden salir mal muchas cosas con un tatuaje si empiezas a rascarlo.

 

En primer lugar, al rascarte el tatuaje puedes, fácilmente, quitar varias costras y muchos pedazos de piel al mismo tiempo. Esto puede extraer grandes cantidades de tinta, haciendo que tu tatuaje parezca desigual y, posiblemente, garantizando que necesitarás un retoque sobre el área dañada en algún momento.

Los arañazos intensos pueden provocar que se formen hendiduras en las zonas de la piel con cicatrices. Esto puede llevar a tiempos de cicatrización mucho más prolongados para el tatuaje, y en algunos casos a cicatrices permanentes.

No solo eso, sino que tus uñas albergan algunas bacterias

Al rascarte el tatuaje con las uñas sucias, estás abriendo el área herida a todos estos millones de tipos de bacterias desagradables, lo cual aumenta muchísimo las posibilidades de infectar el tatuaje, lo que en algunos casos puede resultar muy serio.

 

Sumergir tu tatuaje en agua

La mayoría de las concentraciones de agua tienen muchos tipos de gérmenes y bacterias desagradables, y es imperativo evitar entrar en contacto con estas concentraciones de agua lo máximo posible.

Lugares como baños, lagos, estanques, charcos, fregaderos y muchas otras áreas contienen grandes cantidades de pequeños gérmenes desagradables, así que mantén tu tatuaje lejos de todas estas áreas lo mejor que puedas durante al menos un mes.

 

Exponer el tatuaje al sol

Esta es otra regla muy importante. Por si no lo sabías, el sol es el enemigo número uno de los tatuajes. 

Cuando tu tatuaje es nuevo y tu piel está en carne viva, roja e hinchada, será una zona extremadamente sensible. Incluso pequeñas cantidades de rayos UVA pueden causar mucho daño al área en cortos espacios de tiempo.

Durante esta importante etapa de cicatrización, el sol puede hacer que la piel se hinche y salgan ampollas en el tatuaje, además de prolongar los tiempos de cicatrización y decolorar la tinta. Así que mantente alejado de ese gran círculo amarillo en el cielo (y también de las  camas de rayos UVA que son tan perjudiciales como el sol a la hora de crear rayos UVA).

Ten en cuenta que los rayos UVA también pueden atravesar las capas de nubes fácilmente, por lo que debes tener cuidado incluso si no hace sol afuera.

 

Excederte en la humectación del tatuaje

Al igual que volver a vendar el tatuaje, si aplicas demasiada crema/loción postratamiento sobre el tatuaje, la capa gruesa de producto evitará que la zona obtenga suficiente aire y oxígeno, lo que afectará a la calidad de la cicatrización y, posiblemente, te saldrán ampollas.

Solo debes aplicar una capa muy fina de crema. Si, accidentalmente, aplicas mucha crema tendrías que eliminar suavemente el exceso de loción con una toalla de papel hasta que quede con una cantidad menor.

 

Usar productos basados en petróleo

La mayoría de estos tipos de productos son muy densos y pesados. Aplicar incluso una capa fina puede hacer que tu tatuaje no respire correctamente. No solo esto, sino que algunos productos derivados del petróleo contienen ingredientes que pueden extraer tinta de tu tatuaje si se usan con demasiada frecuencia.

 

Usar jabones para limpiar el tatuaje con fragancia/alcohol

El motivo principal para no utilizar productos que contengan fragancias artificiales es que estos ingredientes son muy propensos a irritar la piel que está muy sensible en esta etapa del proceso de cicatrización.

Muchas fragancias artificiales pueden causar que tu piel reaccione de forma adversa, causando, por ejemplo, una erupción o picazón extrema y haciendo que la zona sea más sensible.

 

Usar ropa ajustada

Dependiendo de la ubicación del tatuaje, la ropa ajustada puede arañar o irritar la sensible zona del tatuaje. Esto puede provocar brotes de erupciones y otros síntomas, como costras que se desprenden y pedazos de piel cicatrizante que se sueltan.

 

Hacer ejercicio demasiado pronto

Hay un par de razones por las que deberías esperar un par de día para realizar un entrenamiento intenso.

En primer lugar, dependiendo del tiempo que pases sentado en la silla del artista, hacerte un tatuaje a veces puede afectar al sistema inmune debido al trauma al que se somete a la piel durante largos períodos de tiempo. Continuar presionando a tu cuerpo aún más al ejercitarte mientras tienes un sistema inmunológico ya debilitado puede ‘quemar’ el cuerpo, por lo que es más probable que contraigas una enfermedad o que tu tatuaje tarde más tiempo en cicatrizar.

 

 

Lavar el tatuaje con agua caliente

Durante el proceso de cicatrización, tu piel estará extremadamente sensible y echar agua caliente sobre la zona tatuada puede causar una irritación mucho más fácilmente que si la zona estuviera totalmente curada.

El agua caliente también puede hacer que los poros de tu piel se abran mucho más, lo cual puede ocasionar que se filtre tinta inestable.

 

Tocar el tatuaje con las manos sucias

He visto a mucha gente hacerse un tatuaje nuevo y proceder a frotar y pinchar la zonas con sus sucias manos sucias. Esta es una muy mala idea, ya que el riesgo de infecciones en una etapa tan temprana del proceso de cicatrización es muy elevado.

 

 

Beber demasiado alcohol

Beber alcohol con un nuevo tatuaje puede ser perjudicial durante las primeras 48 horas de cicatrización, ya que la zona tatuada todavía está supurando sangre y plasma. Esto se debe a la capacidad del alcohol de hacer que la sangre fluya más diluida de lo normal. Esto también es así si tomas anticoagulantes antes o después de un tatuaje.

Este adelgazamiento de la sangre puede evitar que las costras se formen adecuadamente tan rápido como deberían, retrasando la cicatrización y aumentando el riesgo de infección.

Sin mencionar que emborracharte podría hacer que te caigas y roces o raspes tu tatuaje sobre una superficie dura/áspera, retrasando la cicatrización y, potencialmente, causando cicatrices.

Cuidados de la Perfocación

Es totalmente normal que las siguientes reacciones se manifiesten en forma leve: inflamación de la zona, enrojecimiento, dolor y una secreción blanquecina que se seca en los bordes de la perforación formando una pequeña costra.

 

Mientras más sano está tu cuerpo, mejor sanará

*Te recomendamos que tomes un multivitamínico

*Enjuaga  muy bien la zona perforada después de la ducha, sécala con una toalla desechable.

*En caso de ser una perforación de oreja mantén tu pelo limpio y seco.

*En el caso de piercings íntimos utiliza la protección durante todo el periodo de curación.

*El aplicar calor local con una almohadilla o paños tibios ayuda a una mejor y más pronta cicatrización.

*El frío local siempre ayuda a calmar el dolor e inflamación.

 

Lo que “NO” debes Hacer!

*Por sobre todo No toques tu nueva perforación. Mantén tus manos lejos de ella.

*No muevas la joya ni la saques por ningun motivo.

*No remuevas las costras con tus dedos o uñas.

*No cambies tu joyería hasta que la perforación sane completamente.

*Evita todo tipo de suciedad o contaminación.

*No uses alcohol, povidona yododa, cremas ni nada que no te hayamos recomendado.

*No hagas caso a nadie ignorante en el tema.

*No te bañes en mar ni piscina hasta que la perforación sane. 

*Evita golpes, tirones y ejercicios bruscos en la zona perforada.

*Evita ropa ajustada en la zona perforada.

 

Limpieza de Rutina

Antes de limpiar tu perforación lava muy bien tus manos con agua y con jabón. Sólo una vez al día; Remoja la zona perforada con gasa y suero Ringer o Fisiológico y haz una suave limpieza con el afán de refrescar y asear la zona suavemente por los bordes, pero si mover la joya con tus manos.

 

Limpieza Especial

Sólo en el caso de que ensucies tu perforación, puedes lavarla con agua, jabón neutro y enjuagarla con suero. En caso de ver líquido amarillento - verdoso, o algún crecimiento de tejido anormal o molestias que te preocupen, visítenos de inmediato.

 

Piercings Orales

Aliméntate sanamente y evita los excesos. Evita comidas irritantes y calientes por al menos 2 semanas. Mantén excelente higiene bucal y usa enjuagué diluido en iguales partes con agua. Bebe mucha agua fría y pon hielo en la zona, calmará la inflamación. No juegues  con la joya en tus dientes o dentro de tu boca, esto provoca un daño grave en tu perforación y en tu dentadura. Al cabo de un mes cambia tu joyería por una más corta, para evitar accidentes en tu dentadura.

 

Problemas o Reacciones Anormales

Siempre existen riesgos asociados a golpes o descuidos, pero Todo a tiempo tiene solución. Si la joyería te aprieta, ves secreción amarilla - verdosa, o alguna formación de tejido anormal similar a un grano visítanos de inmediato o contáctanos. Si no puedes contactarnos visita a un médico. No tomes ninguna decisión sin consultar antes a un especialista.

 

RECOMENDACIONES PARA CADA ZONA 

 

Ombligo 

Evita usar ropa ajustada o cinturones que presionen la perforación. De lo contrario, usa un adhesivo (como los parches que se usan para cubrir los ojos) sobre la zona, éste ayudará a protegerla del sudor y amortiguará de la presión.

 

Oreja 

Si usas spray para el cabello, loción o algún producto semejante, no permitas que entre en contacto con la perforación. Asegúrate que la funda de tu almohada esté limpia y, de ser posible, evita usar teléfonos públicos.

 

Pezón 

Para no jalar o raspar la perforación al dormir, para los hombres es aconsejable usar una playera de algodón y para las mujeres un brassiere deportivo. Si tienes mascotas, evita que se suban a tu cama, ello para que no dejen bacterias o pelusas que puedan inducir una infección, sobre todo durante el proceso de cicatrización.

 

Genitales 

Si te perforas los genitales la actividad sexual no esta prohibida, pero obviamente debes tener ciertos cuidados como usar preservativo. Existen algunos que tienen un espacio extra en la punta, lo cual te ayudará para acomodar tu joyería. También es recomendable emplear un lubricante con base en agua para facilitar la penetración. Aunque obviamente lo mejor es escuchar a tu cuerpo, si sientes incomodidad, lo mejor será que tomes las cosas con calma y que dejes de hacerlo durante un tiempo.